sábado, 24 de noviembre de 2007

Conferencia Rails II: reacciones

Me pareció bastante infantil la reacción que algunas personas tuvieron ante las palabras de los representantes de SUN y Microsoft tanto en el debate sobre frameworks como en la mesa de empresas.

El mensaje principal de ambas empresas fue bastante claro: estamos haciendo esfuerzos porque las aplicaciones Ruby corran en nuestros entornos. Es cierto que cuando los ejecutivos de estas empresas utilizan el nosotros, parecen representar a un dios único y todopoderoso cuya razón es indiscutible. Y también es cierto que, sobre todo Microsoft, tiene siempre ese tufillo a te quiero vender una moto inseparable de sus productos. Pero, no por ello, todo lo que huele a empresa grande y mundo corporativo tiene que ser malo.

La primera reacción fue de rechazo. ¿Qué pintan SUN y Microsoft aquí? se preguntaban. Este rechazo resulta incomprensible a mi modo de ver. Igual parece un poco maquiavélico pero cuantos más entornos permitan instalar mis aplicaciones RoR, más clientes potenciales tendré, más podré desarrollar mi actividad y más oportunidades hallaré de mostrar las bondades de esta tecnología.

La segunda reacción fue de temor a la invasión. ¡¡No nos moverán!! le faltó gritar a alguno. Pensar que el desarrollo de RoR va a venir marcado por lo que necesiten SUN para JRuby o Microsoft para IronRuby es un poco inocente cuanto menos.

El buen hacer está en la humildad y en el orgulllo, en la experiencia y en el talento, en la fusión y en la pureza, todo ello en su justa medida.