sábado, 11 de abril de 2009

Una razón más para cambiar

Llevo una temporada leyendo The Railsway de Obie Fernández y estoy interiorizando muchas cosas que antes me costaba bastante aceptar incluso entender. Creo que es por el enfoque directo que le da al libro, el punto de vista práctico del que parte y el lenguaje humano que utiliza. También porque es mucho más fácil entender cosas que ya has puesto en práctica y con las que has luchado a vida o muerte y contrareloj.

Ha coincidido mi comprensión definitiva de las rutas y de la aplicación de los principios REST con la formación de dos personas en Rails. Una de ellas lynuxera, phpera, joven y de mente abierta. La otra, windowsera, javera, joomlera, menos joven y con bastantes manías y estereotipos arrastrados de su larga experiencia. Mezclado todo ello con la presión de un proyecto importante, la situación se me estaba yendo de las manos y no estaba consiguiendo hacer las cosas bien.

Decidí sacar mi chuleta de los 4 verbos, las 7 acciones, la facilidad de extender éstas y lo fácil que resulta hacer todo siempre que se puede de la misma manera... et voilà. El caos se transformó en claridad, la deriva en control y las dudas en seguridad.

En dos patadas creé un proyecto con autenticación y administración sobre el que trabajar y añadir funcionalidad fácilmente. La ordenación de datos, la paginación, los métodos del controlador salían sólos y, trabajando juntos sobre el código, la velocidad de aprendizaje se incrementó considerablemente. Y lo mejor de todo, el arranque de un proyecto real con dos personas neoraileras fue bastante más controlada de lo habitual.

Vamos a ver qué ocurre a la hora de integrar con diseño. Algo nos inventaremos.

Como siempre, salud y mucho rocanrol!!!

Esperando en el metro
a que salga el Sol.
En la calle, chaval,
hace frío y es de noche.
Y se escuchan sirenas al pasar.


1 comentario:

Javi dijo...

Y todavía da mucho juego todo ese código ;-)